Arbitraje en tiempos de racismo

Las vidas que ha cobrado el odio, la discriminación y la exclusión por raza o color de piel, han dolido en lo más profundo de gran parte del mundo, el caso más reciente y que sacudió a la opinión pública fue el de George Floyd. El deporte mundial no ha quedado exento del racismo, a lo largo de la historia se han presentado lamentables situaciones como las vividas por la tenista estadunidense, Serena Williams, quien acusó racismo y sexismo; Simone Manuel, primera nadadora afroamericana en ganar un oro individual olímpico. En el soccer, un aficionado del Tottenham lanzó un plátano al delantero gabonés del Arsenal, Pierre-Emerick Aubameyang, mientras éste celebraba un gol. 

El movimiento El #BlackLivesMatter tomó fuerza, y causó controversia, en la NBA, NFL, NHL y MLS, incluso varios deportistas se arrodillaron al sonar el himno de Estados Unidos.

En México, no somos tan ajenos a este fenómeno, el viernes pasado en el Estadio Cuauhtémoc estuvo como cuarto árbitro, Adalid Maganda Villalva, oriundo de Huethuetán, municipio de Azoyú, en el estado de Guerrero, de 36 años y de raza negra, quien ha vivido en carne propia las injusticias y el dolor del racismo.

En el año 2015, jugadores del Pachuca comenzaron a emitir sonidos de chango mientras el silbante se dirigía a los vestidores del Estadio Andrés Quintana Roo, casa del Atlante, en el Torneo de Copa MX. La protesta del silbante no procedió ante la Comisión Disciplinaria de la Federación Mexicana de Futbol, ya que al parecer Maganda había dicho en repetidas ocasiones “Levántese, pinche putito” a los jugadores de los Tuzos.

Luego de ese trago amargo, debutó en la primera división en la cancha del Estadio Cuauhtémoc en un duelo entre el Puebla y Monterrey en el Torneo Clausura 2017.

Arturo Brizio Carter llegó a la Comisión de Arbitraje y se desató otra polémica con Maganda Villalva, quien señaló que sufría racismo por parte del presidente de dicho organismo. “Hace unos cinco meses yo era árbitro de la Liga MX y de Ascenso, cuando Arturo Brizio Carter llegó a la presidencia de la Comisión de Árbitros me dio la espalda y me despidió por ser: Un pinche negro, así le me lo dijo”, declaró a los medios de comunicación.

El problema se hizo más grande, cuando Adalid Maganda comenzó una huelga de hambre para recuperar su trabajo en el arbitraje mexicano y pidió ayuda a los diputados de Morena y el Partido del Trabajo.

Maganda recuperó su trabajo en 2019. "Adalid Maganda volvió a la Federación Mexicana de Fútbol el 2 de enero. Ha estado entrenando y cuando se sienta fuerte presentará las pruebas físicas. No hay rencores, no hay nada de rencillas. Todo eso se terminó", dijo Arturo Brizio.

Antes, y para su mala suerte, Adalid Maganda Villalba fue “levantado” y torturado en el municipio de Ecatepec, Estado de México, lo confundieron con un “negro colombiano”, dijo. Sus captores los torturaron y le pidieron que cantara el himno nacional mexicano y fue así como lo dejaron en libertad. 

Ahora está de nueva cuenta en el ojo del huracán, ya que el pasado fin de semana pitó un juego amateur sin las precauciones sanitarias debidas y ha sido aislado y puesto en cuarentena, no podrá reintegrarse a su trabajo hasta que se descarte algún posible contagio.

  • Archivo DeporPuebla
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

Archivo DeporPuebla
2011-2019

DEPORPUEBLA

@DeporPueblaRHE

Revista
DeporPuebla

deporpuebla_oficial