ANIMADOR DE ONCE NIÑOS MOTIVA A LOS ESTUDIANTES DE LA UMAD




La coordinación académica de las Licenciaturas en Comunicación y Multimedia, e Imagen y Relaciones Públicas de la Universidad Madero, organizó la conferencia virtual “En Búsqueda de las propias rayas” impartida por Raúl Alejandro “Robin” Morales Reyes, animador de Once Niños y realizador de cortometrajes animados, quien además de contar su experiencia en el área, dio útiles consejos para que los jóvenes aprendan a explotar su creatividad y que se dediquen a realizar aquello que les apasiona.

Robin comenzó su formación estudiando Diseño Gráfico, puesto que en su etapa universitaria aún no existían carreras enfocadas específicamente en la animación, por lo que decidió estudiar algo similar o que lo acercara a su objetivo; de esta manera, admitió que mucho de lo que hoy sabe tuvo que aprenderlo con la práctica personal, de forma autodidacta y por medio del trabajo diario.

Algunas de sus participaciones en proyectos con más renombre fueron como Director de Arte en “El Chavo Animado”, así como la creación de los créditos iniciales y finales de la película “La leyenda de la Llorona”.

Fue después de colaborar en distintos cortometrajes que se presentó para él la oportunidad de integrarse al canal Once Niños, en donde se abordan distintas temáticas, algunas un tanto delicadas y otras educativas, tales como el bullying, enfermedades y discapacidades, matrimonio igualitario, temas de historia y ciencia; todo ello en un formato infantil.

Es en esta etapa donde Robin confirma su gusto por la animación y nace el mediometraje “Las piezas del rompecabezas”, en el que se aborda la historia de Rodrigo, un niño con parálisis cerebral, y su hermana Yola, quien no entiende el padecimiento del niño y siente vergüenza por él. A través de dicha producción se busca hacer conciencia en los pequeños sobre las distintas enfermedades o discapacidades que otros niños pueden padecer, enfatizando la importancia de la inclusión.

Dentro de su trayectoria, Robin también ha participado en concursos de apoyo al cine, donde presentó el cortometraje “Trompetista”, mismo que fue considerado como el de mejor calidad en animación, y con el que estuvo a punto de calificar para competir en los premios Óscar.

Al finalizar su charla, el experto aconsejó a los estudiantes que estén interesados en introducirse al mundo de la animación, comenzar a practicar desde antes de salir de la universidad.

“Tristemente vivimos en un lugar complicado para hacer arte… sólo queda perseverar y no rendirse, trabajar de forma independiente, puliendo nuestro aprendizaje, ya que no hay muchas oportunidades en el país y tampoco hay muchos maestros que enseñen animación”.

Para los bloqueos creativos recomendó: “Encuentra otra cosa que te atraiga y crea un oasis para ti donde puedas expresarte, habla de lo que tú sabes, lo que sientes; todos percibimos diferente, pero en conjunto funciona. Se vale rendirse por ratos, pero no dejar de esforzarse”.

Del mismo modo, exhortó a los jóvenes a buscar talleres y manejar herramientas como After effects, Animate o Illustrator; pero sobre todo a ser persistentes y no abandonar sus sueños ya que son muchos los ejemplos de profesionales a los que les pagan por hacer lo que aman.