ARRANCA OTRA DÉCADA EN OLIVOS.


Aunque faltó el triunfo el sábado de Puebla sobre Necaxa para redondear la fiesta, Olivos arrancó la segunda década de vida con la celebración de su tercer partido oficial de la Liga Femenil MX.

Hace 11 años, la casa albiverde se convertía en el hogar del futbol femenil en el estado cuando acogía al representativo amateur de La Franja, las denominadas Franjitas.

Desde entonces el juego se profesionalizó para las mujeres en México y con ello 14 talentos hechos en Olivos gozaron de la oportunidad de participar en el circuito rosa avalado por la Liga MX y la Federación Mexicana de Futbol (FMF).

De ese grupo, en el Puebla aún figuran gente como Dulce Martínez, Mariam Castro, Ivonne Najar y Diana Anguiano. Todas ellas titulares el sábado por La Franja en el duelo contra las Centellas.

Y si bien un grupo de chicas cumplió el sueño, figuras hoy del balompié nacional como Gabriel “El Místico” Pereyra y Rogelio Martínez también comenzaron a escribir su historia en la dirección técnica en Valsequillo.

Pereyra, hoy entrenador de los Cimarrones de Sonora de la Liga de Expansión, optó por la carrerea de estratega dirigiendo a un grupo de señoritas en Olivos. Martínez, preparando hoy a Las Celestes de Cruz Azul de la Liga Femenil MX, llevó a ese grupo formado por Pereyra a sus primeros campeonatos dentro del Torneo del Futbol de los Barrios de Puebla y al de la Liga Mayor Femenil.

A 11 años de distancia, Olivos ha tomado el encargo de entrenar bajo sus estándares a las categorías Sub-12, 13 y 14 del Puebla con la encomienda de presumir mañana a su primer futbolista en la Liga MX.