CADMIO REGULADOR DIRECTO DE MALIGNIDAD EN CÉLULAS.


De acuerdo con la Red Nacional de Monitoreo de la Calidad de Agua, en México existen más de 5 mil cuerpos de agua de tipo superficial y profundo. De estos, 115 se encuentran en el estado de Puebla y el 72.2 por ciento están altamente contaminados, con una presencia predominante de metales pesados, indicó la doctora Karla Rubio Nava, científica del Instituto Max Planck de Investigaciones en Corazón y Pulmón, en Alemania.

Tras analizar la alta densidad de focos rojos relacionados con la presencia de tóxicos en los cuerpos de agua en dos zonas de estudio (P1 y P2), se observó que la zona P1 tiene cuerpos de agua superficial con altas concentraciones de cadmio. Esta zona se integra por 17 comunidades de seis municipios, entre estos San Andrés Azumiatla, Santorum, San Francisco Ocotlán, Santa Clara Ocoyucan, Puebla, San Andrés Cholula y Santiago Momoxpan.

Al participar en el Primer Congreso “La Gestión Integral del Agua en Puebla”, la egresada de la Licenciatura en Biomedicina y de la Maestría en Ciencias Fisiológicas de la BUAP refirió que la exposición al cadmio disminuye la expresión de genes que codifican proteínas que mantienen la organización subnuclear. Por lo tanto, el cadmio podría ser un regulador directo de las características malignas en las células. Este resultado forma parte de un proyecto del Laboratorio Internacional EPIGEN, Epigenética de las Enfermedades Asociadas a la Contaminación.

Anualmente 12.6 millones de muertes a nivel global se deben a la contaminación, las cuales podrían evitarse. De esta cifra, 1.7 millones se asocian al desarrollo de procesos tumorigénicos y diferentes subtipos de cáncer. En México, en 2020 se reportaron más de 90 mil muertes asociadas a neoplasias malignas, principalmente de mama, próstata, colon, tiroides y cérvix.

La doctora Rubio Nava, primera científica mexicana en obtener el Premio Von Behring-Röntgen Young Talent Award 2019, una de las más altas distinciones médicas en Alemania, precisó que con base en el catálogo de defunciones del INEGI sobre muertes asociadas a neoplasias, de 2015 a 2019 las citadas zonas de estudio sumaron 46.8 por ciento del total de este tipo de defunciones en la entidad poblana y de estas 42.3 se localizaron en la región P1. Los tipos de cáncer con mayor prevalencia fueron en órganos respiratorios, genitales masculinos, tejidos linfoides, mama y órganos genitales femeninos, así como en órganos digestivos.


Una nueva firma molecular

Una vez conocidos los datos anteriores, la también responsable del Laboratorio Internacional EPIGEN-Concytep explicó que el estudio se delimitó a cáncer de hígado y mama, los subtipos más prevalentes en ambos géneros y con mayor presencia en las zonas P1 y P2, para analizar la expresión de los genes que codifican proteínas nucleares y proteínas para separación de fases.

En este se observó una expresión a la baja en todas las líneas celulares. “Esto sugiere un cambio en la estructura tridimensional de los compartimentos subnucleares y que ello se determina la expresión alterada en estas células de cáncer”.

Posteriormente, en este proceso se determinaron seis genes específicos con tendencia a la baja y que dieron paso a establecer una nueva firma epigenética denominada NoPStox, la cual se relaciona con la sobrevida de pacientes con cáncer. “Aquellos pacientes con bajos niveles de expresión tienen menor probabilidad de supervivencia que los pacientes con altos niveles de expresión”.

Para determinar la asociación de estos genes con agentes medioambientales, Karla Rubio Nava dio a conocer un análisis de datos de secuenciación de RNA de células de cáncer de mama tratadas con cadmio de manera crónica y que han generado clonas estables, conocidas como células adaptadas al cadmio. A nivel fenotípico, las células adaptadas al cadmio muestran mayor agresividad y posibilidad de invasión y metástasis que aquellas células de cáncer sin ser tratadas con cadmio.

“Al analizar los niveles de expresión de nuestra firma molecular nos dimos cuenta de que sobre todo en las células tratadas con cadmio vemos una regulación a la baja en los niveles de expresión. Por consiguiente, el cadmio podría ser un regulador directo de las características malignas en las células de cáncer de mama”, puntualizó Rubio Nava, Premio a la Mejor Investigación en Innovación Médica, en Giessen, Alemania.

El Primer Congreso “La Gestión Integral del Agua en Puebla” se realizó del 31 de agosto al 2 de septiembre, de manera presencial y virtual, en el Aula Virtual del Complejo Cultural Universitario. Las conferencias y mesas redondas trataron cuatro temáticas: Fuentes de abastecimiento, Distribución y administración del recurso hídrico, Contaminación y Propuestas de manejo.

Académicos, científicos, colectivos y defensores de derechos humanos discutieron la pertinencia y responsabilidad del trabajo multidisciplinario para establecer propuestas del manejo del agua. Esta actividad fue organizada por los institutos de Ciencias y de Ciencias Sociales y Humanidades “Alfonso Vélez Pliego”, así como por el Centro Universitario para la Prevención de Desastres Regionales, de la BUAP. Además, colaboraron la Colectiva por el Bienestar Social y la Asamblea Social del Agua, entre otras asociaciones.