DEPORPUEBLA EN LA ESTADÌSTICA, LA COLUMNA DE RICARDO HERNÁNDEZ ESPARZA.


Buena racha o la mejoría es real?

Aunque el arranque del Torneo Guardianes 2021 de la Liga Mx se parecía, y mucho, a cualquier otro de los últimos que ha disputado Puebla, torneos en los que iniciaba prometedor y poco a poco se iba desinflando como globo, con el paso de las jornadas la escuadra que dirige Nicolás Larcamón se ve cada vez mejor, al grado que ha dejado de ser ese equipo que, inicialmente, apostaba por aguantar su portería virgen lo más posible, y, en la medida de las circunstancias, ocasionalmente se animaba a ir al frente para buscar un gol que, sí lo llegaba a concretar, sabíamos que lo que venía era encerrarse a piedra y lodo para defender esa anotación, cosa que a veces funcionaba, pero muchas otras no.

Quiero pensar que en ese entonces, el jugador no sentía que el técnico en turno confiara en su capacidad de resolver las situaciones que se le presentaban y por ello prefería hacer lo que le indicara el estratega, sin salirse ni un centímetro de lo ordenado.

Dicho de otra manera, el jugador percibía un sueldo determinado y en la cancha se limitaba a cumplir con lo que le pedía el técnico, sin aportar esa capacidad extra que separa a los buenos futbolistas, de los verdaderos cracks,y a los equipos que participan, de los verdaderamente competidores.

Todo ello bajo el acostumbrado pretexto del técnico, en el sentido de que contaba con un plantel limitado que no podía aspirar a más.

Bajo esa lógica, y recordando que del torneo anterior a este, Puebla tuvo bajas importantes de jugadores, varios de ellos titulares, tendríamos que concluir que este plantel es todavía más modesto que el del Guardianes 2020.

Entonces.. ¿Por qué luego de 10 partidos, la franja ha logrado 4 triunfos y 4 empates y solamente ha perdido 2 encuentros? ¿No suena raro?

Humildemente les daré mi opinión: creo que la mano del técnico se nota en este plantel, porque a la organización llegó un tipo que sin nombre alguno en el fútbol mexicano, trajo su proyecto bajo el brazo con la idea de que podía lograr lo que hasta ahorita ha hecho, y, afortunadamente, no se encontró en el camino con alguien que le dijera que su proyecto estaba destinado al fracaso porque no podría plasmarse en un equipo “limitado”, como no se cansaron en vendérnoslo torneo a torneo.

Solamente llegó y le hizo saber a los jugadores su concepto futbolístico y la manera como lo aplicaría, siempre contando con la colaboración de cada uno de ellos, potenciando sus virtudes en la cancha.

Y el resultado se ha traducido en números que nos dan a pensar que se podrá alcanzar la liguilla sin problemas y, ahora sí, trascender.



El crecimiento de Ormeño.

El mejor ejemplo de que la llegada de Nicolás Larcamón ha impactado en sus dirigidos lo representa Santiago Ormeño.

Que el jugador aprovechó un vídeo juego para que la gente supiera de él, es cierto. Se volvió un tipo mediático. Y en consecuencia, el técnico en turno, Juan Reynoso, casi se vio obligado a hacerlo jugar en el primer equipo, y el futbolista empezó a aprovechar la oportunidad.

Pero con todo y que tuvo un buen torneo en el 2020, es un hecho que técnicamente el muchacho ha trabajado mucho y ha elevado su nivel como lo demuestra la calidad de goles que este torneo ha hecho. Ya no es el oportunista en el área, no, ya es un hombre que se adelanta a la jugada, la lee, se ubica, y cuando le llega la pelota, ya no es el que dispara por disparar, no, ya piensa doce veces en qué momento encontrará el espacio para anotar y eso, en parte, tiene qué ver con la confianza que le da el técnico y, sobre todo, en su deseo de trascender ahora que ha recibido la oportunidad de jugar en la primera división.


Por ahora es todo. Les invito a que me sigan en Twitter@DeporPueblaRHE

  • Archivo DeporPuebla
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram

Archivo DeporPuebla
2011-2019

DEPORPUEBLA

@DeporPueblaRHE

Revista
DeporPuebla

deporpuebla_oficial