DESPIDE IBERO PUEBLA MARATÓNICA JORNADA DEPORTIVA INTERSUJ.

Se apaga la llama de los Juegos Deportivos INTERSUJ 2022. Durante seis días de poca tregua y mucho furor, las 11 delegaciones invitadas hicieron gala del lema de la competencia y salieron con espíritus fortalecidos, tras más de un centenar de partidos y exhibiciones atléticas.

 

En su mensaje para despedir el encuentro, el Mtro. Mario Patrón Sánchez, rector de la IBERO Puebla, destacó la forma en que el campus anfitrión se colmó de vida gracias a la presencia de sus invitados. “Recibir los INTERSUJ 2022 ha representado un gran reto. Sin duda, la recompensa ha superado la magnitud de los esfuerzos”, comentó.

 

Las experiencias de los últimos días serán herramientas para volver a afrontar las adversidades del día a día. El Rector de la Casa de Estudios agradeció la participación activa de todas las personas involucradas. “Su alegría reivindica el valor de nuestro quehacer. Su presencia, ya ocupa un lugar importante en nuestra historia. Todas y todos hemos triunfado”, destacó.

 

La ceremonia de clausura sirvió como prórroga para que los nuevos y viejos amigos se dijeran “hasta pronto”. En las pantallas del Auditorio Ignacio Ellacuría, S.J. se proyectó un videorresumen de una semana de acción intensa sobre duelas, pistas y tableros. “Somos equipo. Estamos unidos en la amistad y compartimos el mismo espíritu”, narró una voz en off.

 

Mientras unos rememoraban el pasado inmediato, otros tuvieron una mirada retrospectiva más profunda. Cada delegación recibió un Premio a la Trayectoria SUJ otorgado al mérito deportivo, académico y social. Por la IBERO Puebla, el galardonado fue el capitán —y nuevo campeón— del equipo de rugby, Miguel Ángel Cuyo García, quien ha hecho labores altruistas en temas de alfabetización, conciencia ambiental y asistencia social.

 

La próxima sede

Colombia, un país que se caracteriza por la diversidad étnica y cultural, será la sede de los próximos juegos deportivos. Tanto México como la nación cafetalera comparten la tradición pictórica, la literatura y la música: de García Márquez a Caifanes; de Tamayo a Shakira.

 

“Somos como los mexicanos. Hacemos ruido. Nos gusta ser felices”, expresó el Ing. Francisco Javier Sandoval Escobar, representante de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. Y entonces, la porra de la próxima sede de los INTERSUJ abarrotó el estrado en medio de un cántico febril: “Esta es Colombia”.

 

El encuentro de las universidades jesuitas fue recibido con la algarabía acumulada en dos años de encierro pandémico. Los pasillos de la IBERO Puebla albergan los últimos ecos de porras, silbidos y aplausos, antes de regresar a la normalidad en las aulas.