EN LÍNEA DEPORTIVA, LA COLUMNA DE PEPE HANAN.


Dos ópticas futboleras. En el fútbol profesional se manejan distintas ópticas en el manejo del balompié. Existe la visión de los verdaderos dueños, quienes de una u otra manera arriesgan su dinero a través de sus empresas, pues al día de hoy ya es difícil encontrar a algún particular como dueño de alguna franquicia. Estos hombres de negocios, en su mayoría exitosos, como sucede con la familia Salinas que encabeza, entre otros, el proyecto de TV Azteca, se preocupan por que sus distintos negocios sean rentables, que les generen dividendos y que se vuelvan activos y de ser posible importantes para el conglomerado de empresas que representan. Como aficionados poblanos se agradece el hecho de que bajo las circunstancias que hayan sido, la familia Salinas Pliego ha mantenido el fútbol profesional en nuestra ciudad y estado. Pues también es cierto que con la mano en la cintura pudieron llevárselo en su momento, como sucedió con Morelia, por ejemplo. No lo hicieron y con el paso de los torneos han logrado darle solidez a un proyecto que muchos años estuvo tirado a la deriva y dando tumbos en materia económica, situación que afortunadamente no sucede y se mantiene una magnífica estabilidad en cuestión monetaria, gracias a ellos se tiene una magnífica posición deportiva porque alguien que estuvo en la gestión deportiva y que ya no está, logró acertar con Nicolás Larcamón en la cuestión técnica, lo cual le ha venido muy bien a nuestro equipo y a nuestra ciudad. Muchas veces estos empresarios con tanto trabajo y ocupaciones, delegan en manos de terceros el manejo de los equipos y es exactamente ahí donde viene el problema que termina por decepcionar en especial a los aficionados, quienes en su mayoría se sienten maltratados por los empleados del club quienes equivocadamente se sienten los verdaderos dueños y seguro estoy que ni siquiera quien de verdad paga en el Puebla, trataría tan mal al grueso de la afición. Qué triste que estos empleados guiados por un ‘chaparrín’ de apellido Ro(b)a no dignifiquen ante los poblanos el buen papel que están haciendo desde las oficinas de TV Azteca en Ciudad de México y el cuerpo técnico y los jugadores en el terreno de juego. Mucho se critican por parte de los empleados del club, las publicaciones realizadas por quien esto escribe y por algunos más, quienes nos acusan de tratar de desestabilizar al equipo. Nada más alejado de la realidad. Los empleados no son el equipo y ni siquiera lo representan como también dio cuenta en su momento el DT argentino Nicolás Larcamón. Quienes publicamos, sólo damos cuenta de hechos que suceden y que se han documentado con videos y testimonios en su momento. No somos culpables de haber metido ‘Escorts’ (Prostitutas) al estadio para una fiesta en el Palco Forjadores como quedó evidenciado en un video grabado por las propias chicas. Tampoco soy culpable de haber mandado a hacer un departamento dentro del mismo palco para sus fiestas privadas, (el cual ya fue desmantelado) después de la publicación. No soy culpable de utilizar el Estadio Cuauhtémoc como jardín de fiestas con toldo y toda la cosa para empleados y amistades de quienes laboran en las oficinas de lujo que poseé el equipo en la zona de Lomas de Angelópolis. Tampoco somos culpables de llevar al estadio bandas musicales y pagarles de a 15 mil pesos la hora para emborrachar a los y las empleadas del club hasta altas horas de la noche utilizando incluso hasta el palco que utilizan en el Gobierno del Estado para llevar a los pequeños del DIF estatal. Tampoco soy culpable de la condiciones en las que dejaban esos palcos llenos de vómito y heces, salpicados en los baños. Y menos aún de utilizar un espacio que se acondicionó en el estadio para la gente que desgraciadamente sufre una incapacidad física y menos volverla cantina sin permisos ni de construcción, ni con licencia de funcionamiento y menos aún sin licencia para venta de alcohol y armar ahí pachangas hasta altas horas de la noche en un lugar que no debe de ser utilizado para eso. Tampoco soy responsable de que estos empleados hagan mal uso de un inmueble propiedad del Gobierno del Estado y por ende de todos los poblanos. Dar a conocer que los y las empleadas cercanas al ‘Hobbit’ Ro(b)a viajan a los partidos del equipo camotero con todos los viáticos pagados por cuenta del club, créame, amigo lector, tampoco es un pecado. Y menos lo es recibir información de los mismos aficionados quienes entre ellos y empleados del club maltratados, se han encargado de brindarme fotos y videos de los abusos que estos pseudo empleados realizan con un tremendo abuso de confianza de los verdaderos jefes y dueños. Cabe aclarar que no somos santos ni tampoco nos espantamos, sin embargo, al darse estas situaciones en un bien público, es necesario hacer referencia como ha sucedido hasta la fecha. No importan las descalificaciones personales por parte de este ‘chaparrín’ Ro(b)a que controla a las porras dándoles accesos y facilitándoles el tema de la reventa. No importa nada con tal de dar a conocer los abusos que se realizan en el área de estacionamiento donde se extorsiona a la afición por parte de una organización que está de acuerdo con este aspirante a ‘dictadorcillo’ Bien harían tanto la empresa como las autoridades en investigar qué destino se le da al dinero que se genera y cobra en el estacionamiento. Sólo por mencionar algunas de las cosas que vienen a la mente en este momento.

Para concluir, un favor, reclámenle a quien lo hace y a quien pone en riesgo la estabilidad del equipo en Puebla, no a quien lo escribe. Es cuánto.

Nosotros como siempre seguiremos en línea.

Hasta la próxima

Twitter@pepehanan