EN LÍNEA DEPORTIVA, LA COLUMNA DE PEPE HANAN.


Regresó por sus fueros. A sangre y fuego y contra todos los pronósticos los jugadores de la franja se impusieron a un equipo de León que si bien no pasa por su mejor momento, la verdad es que no deja de ser complicado en su terreno de juego y tal y como sucedió, vendió cara la derrota. Después de cuatro partidos sin saborear la victoria, se lograron obtener tres puntos que combinados con los resultados que se dieron en la jornada que terminó, dejaron a la franja de Larcamón en posición casi segura de calificar de manera directa a la liguilla entre los cuatro primeros. Con algunas bajas por lesión y tratando de recuperar jugadores, Larcamón sigue demostrando que es un director técnico con la suficiente personalidad para salir del atolladero junto con sus jugadores quienes ponen por encima la unión y el compañerismo de grupo sobre las grillas de los empleados del equipo quienes desde casa intentaron boicotear al Capitán Salas y a Maxi Araújo con fatales resultados; por cierto, al quedar evidenciados ante todos los miembros del equipo como los traidores y ‘Judas’, cuando sus bots resultaron ser los mismos que agreden a quienes se atreven a cuestionar sus ‘raterías’ y francachelas y quienes cometieron el gravísimo error de agredir la presencia del Gobernador Miguel Barbosa en el estadio y después se fueron sobre Javier Salas y Araújo, entre otros. Pero esa historia la platicaré en la próxima entrega donde daré cuenta de la dirección que detectó la policía cibernética de donde salieron las agresiones en redes sociales. En lo que respecta a lo futbolístico, a la franja le quedan tres encuentros previos al final del torneo: contra Pachuca este martes, Necaxa el próximo fin de semana en la Angelópolis y se cierra en Mazatlán frente a los ex Monarcas, donde ellos se estarán jugando el evitar pagar la multa del descenso por lo que esa situación vuelve interesante este partido. Todo desde mi punto de vista quedará listo para que después del repechaje la franja enfrente a quien le toque, con la posibilidad de llegar a la final, situación que no sucede desde 1992-93 cuando se perdió la final frente al León de Vucetich por lo que la ilusión está intacta y ojalá la suerte termine por ayudar a los jugadores y cuerpo técnico quienes llevan dos años dándoles alegrías a los poblanos. Que la revolución termine por hacerles justicia. El esfuerzo que han realizado merece un final feliz. Nosotros como siempre seguiremos en línea. Hasta la próxima. Twitter@pepehanan