"ENSEÑAR ES UNA LABOR QUE ME SIGUE DANDO MUCHAS SATISFACCIONES": LILIA ALARCÓN Y PÉREZ




  • Ingresó a la BUAP en 1970. La mayor parte de su trabajo se centró en el nivel medio superior, participando en la modificación de planes curriculares hasta en la Reforma Universitaria

La doctora Lilia Mercedes Alarcón y Pérez es ejemplo de que la docencia es sinónimo de entrega y dedicación. Ingresó a la BUAP en 1970 y desde entonces se mantiene al frente de las aulas aportando sus conocimientos y experiencia en la formación de estudiantes. El amor hacia un hijo es el mismo que siente por sus alumnos, declara.

Su vida personal, como esposa, madre y abuela, ha transcurrido de la mano de su carrera docente. Su amor por la enseñanza lo disfruta día con día. “Me dio, me da y me sigue dando muchas posibilidades y satisfacciones. Me gusta mucho lo que hago y siento que todavía puedo aportar a la formación de los estudiantes. Verlos crecer, vale la pena. Si llega un momento en el que no pueda hacerlo, me iré. Por ahora, estoy en las aulas”.

Lilia Mercedes Alarcón y Pérez es académica del Doctorado en Investigación e Innovación Educativa de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL), posgrado en el que imparte seminarios, clases y asesoría de tesis. Trabaja las líneas de investigación Evaluación profesional y Lectura y escritura.

La mayor parte de su trabajo se centró en el nivel medio superior, desde gestionar lugares de ingreso para los jóvenes, pasando por la modificación de planes curriculares, hasta los cambios de la Reforma Universitaria.

Incursionó en movimientos sociales en los años 70, periodo en el que las luchas y movilizaciones eran protagonizadas por los universitarios. “Los movimientos sociales eran un momento clave”, refiere. Alzó la voz para que más jóvenes pudieran ingresar al nivel medio superior, siendo partícipe en la creación de la Preparatoria Popular Emiliano Zapata. En ese entonces también se desempeñó como funcionaria en la Dirección de Educación Media Superior, durante el rectorado de Luis Rivera Terrazas.

Asimismo, asumió la dirección de la Preparatoria Regional Enrique Cabrera Barroso, en Tecamachalco, donde buscó que el Hospital Universitario brindara atención psicológica a los jóvenes, formó un equipo de trabajo consolidado, estableció cursos para padres y la vinculación con la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia.

Años más tarde, en el Colegio de Historia de la FFyL consiguió, junto con su equipo de trabajo, casi 3 millones de pesos en los inicios del Programa Integral de Fortalecimiento Institucional (PIFI), un recurso importante considerando que se trataba de un área de humanidades. Durante 12 años fue secretaria académica de la Maestría en Educación Superior.

La doctora Lilia Mercedes Alarcón y Pérez es originaria de Puebla, egresada de la segunda generación de la Licenciatura en Economía de la BUAP y doctora en Ciencias Pedagógicas por la Universidad de Camagüey, en Cuba. Sus 52 años en la docencia se traducen en una vocación por convicción y cuyos ideales siguen siendo formar ciudadanos críticos.