ESTUDIANTE BUAP, ENTRE 8 SELECCIONADOS PARA REPRESENTAR A MÉXICO EN EL BARCO MUNDIAL DE LA JUVENTUD.


Cada año, un sui géneris navío zarpa de Japón: el Barco Nippon Maru, llevando consigo jóvenes de 11 países, quienes han sido seleccionados para representarlos en el ámbito de la cultura, así como en foros de reflexión y discusión de problemáticas sociales, políticas y ambientales, a través de un programa del gobierno nipón, para fomentar lazos de amistad y cooperación internacional.

Este año, la estudiante de la BUAP, Karen Vásquez Jarquín, es una de ocho mexicanos que representarán al país en esa aventura internacional, junto con jóvenes de la UNAM, el IPN, la Universidad de Guadalajara y el Tecnológico de Monterrey.

A punto de egresar de la Licenciatura en Relaciones Internacionales, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la BUAP, Karen es la única estudiante seleccionada de Puebla para participar en el Barco Mundial de la Juventud, un programa organizado por el gobierno de Japón, en colaboración con la Universidad de las Naciones Unidas, el cual reunirá este año a jóvenes de Canadá, México, Perú, Brasil, Sudáfrica, Australia, Polonia, Suecia, Baréin, Omán y Japón.

“Me siento muy emocionada; cuando supe la noticia, al principio no me la creía. ¿Por qué me escogieron?, me preguntaba. Ahora estoy muy contenta porque es una gran oportunidad para representar a México, a mi natal Oaxaca y a mi universidad, la BUAP, que me ha dado la oportunidad de formarme con internacionalistas, becas académicas y de investigación, mis maestros, y forjar grandes amistades”, expresó.

Estar en el grupo de poco más de 100 jóvenes de 11 países que participarán en el Barco Mundial de la Juventud, programa creado en 1988 y dirigido a jóvenes de 18 a 30 años, no fue fácil para Karen, quien tuvo que pasar cuatro etapas, de acuerdo con la convocatoria.

Para la primera, el registro, fueron seleccionados mil 300 aspirantes y de estos a la segunda etapa sólo 529, luego de resolver un formulario en el cual además de datos personales, escribieron un ensayo y respondieron diversas preguntas.

El siguiente filtro fue un examen de conocimientos generales, incluido un apartado de inglés, del cual continuaron 120 a la tercera fase, que tuvo tres sedes, CDMX, Guadalajara y Monterrey, donde los aspirantes fueron evaluados en tareas de voluntariado, su compromiso social y su capacidad para trabajar en equipo. Aquí resultaron 18 seleccionados para la cuarta y última etapa.

Finalmente, el grupo mexicano se redujo a ocho luego de asistir a un campamento con ex participantes del programa, acreditar exámenes psicométricos y una entrevista bilingüe con el comité de selección integrado por representantes de la Embajada del Japón en México, el Instituto Mexicano de la Juventud y la Asociación de Ex Participantes del Barco Mundial de la Juventud.

“Realmente es un proceso enriquecedor: te da una pauta de lo que te espera cuando vayas”, comentó la joven de 23 años, quien participará en los meses de noviembre y diciembre en cursos y otras actividades virtuales, entre estos foros de análisis y discusión ceñidos a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, como parte del programa.

De manera presencial, será parte de la delegación mexicana que estará en Tokio, Japón, del 7 al 21 de febrero de 2023, donde continuará una dinámica de cursos, conferencias con expertos internacionales, trabajo de voluntariado y actividades culturales y deportivas.

Para Karen, quien aspira cursar una maestría a través del Programa Erasmus Mundus, hay maestros que marcan un antes y un después en sus estudiantes. En su caso, su asesora de tesis, la doctora Patricia Moreno Rosano, y los docentes Diana Karina Mantilla y Rogelio Regalado, quienes cambiaron su visión del mundo y le abrieron nuevos horizontes que abonaron a integrarla al reducido grupo de jóvenes de 11 países, que a principios de 2023 realizará su estancia en Tokio y otras prefecturas de este país asiático, como parte del programa Barco Mundial de la Juventud.