top of page

INOLVIDABLE FESTEJO SE VIVIÓ EN LA ARENA PUEBLA EN SU ANIVERSARIO 70.

Por Ricardo Hernández Esparza

Fotos / Cortesía Arena Puebla


Un autentico día de fiesta fue el que disfrutaron los aficionados a la lucha libre en el Aniversario número 70 de la Arena Puebla, “El Templo del Dolor”, que presentó una cartelera que incluyó dos luchas de campeonato y la presencia del ídolo Atlantis.

La fiesta arrancó con la develación de la placa conmemorativa a cargo del Presidente Eduardo Rivera y el empresario Benjamín Mar Medina, en el obligado punto de reunión de hombres, mujeres, niños y niñas todos los lunes que acuden al llamado de sus ídolos, no sin antes adquirir alguno de los productos que se ofrecen alrededor del recinto de la 13 oriente y la 4 sur, como máscaras y luchadores de juguete, así como las siempre socorridas cemitas poblanas.

Luego, en punto de las 20 horas, inició la función ante una arena llena hasta las lámparas, que entre los combates que presentó, tuvo la lucha por el Primer Campeonato Barroco que disputaron Perverso y Rey Samuray, ganando Perverso de manera espectacular.

Después, Magia Blanca logró soportar los embates del retador Pegasso y la presión del público, reteniendo de forma exitosa el Campeonato Nacional de Peso Welter.

Y para cerrar con broche de oro, previo al combate estelar en relevos increíbles, el Ayuntamiento de Puebla entregó el reconocimiento de Visitante Distinguido a uno de los mejores luchadores de nuestro país, Atlantis, quien, visiblemente emocionado, agradeció la deferencia a la afición poblana.

Y con esa motivación, el ídolo de los niños, acompañado de Octagón y Templario, se impuso a los rudos Último Guerrero, Fuerza Guerrera y Dragón Rojo Junior, ante la algarabía del respetable, en pelea definida con una variante de la letal Atlántida.

Comments


bottom of page