LOS PERICOS DE PUEBLA ASEGURARON LA SERIE SOBRE BRAVOS EN JUEGO RECORTADO A CINCO ENTRADAS




Por Ricardo Hernández Esparza

Los Pericos de Puebla derrotaron por 4 carreras a 3 a los Bravos de León en el segundo duelo de la serie que se disputa en el Parque Hermanos Serdán en choque de cinco entradas ya que la lluvia impidió que se jugaran los 9 episodios reglamentarios.

El pitcheo ganador fue el abridor Braulio Torres Pérez y el que cargó con el descalabro fue Gabriel García, quien también inició en la lomita del equipo guanajuatense.

El juego.

Los Pericos de Puebla se fueron al frente en la pizarra en el segundo inning, gracias al cuadrangular solitario de Danny Ortiz por el jardín derecho, pero Bravos respondió en la apertura de la tercera entrada en la que los últimos en el orden al bat lanzaron la voz de ataque, empezando con imparable de Isidro Piña al que le siguió con hit Markus Montelongo, lo que no desaprovechó Chris Roberson que con hit al jardín central impulsó a Piña a la registradora, y luego, en roletazo de Brandon Villarreal, Montelongo anotó la segunda anotación de los visitantes para darle la voltereta al choque.

Pero el daño al pitcheo de Pericos no paró ahí, pues en el cuarto rollo, ya con dos outs en la pizarra, Xavier Batista se voló la barda por todo el jardín derecho para poner el encuentro 3-1.

No obstante, la escuadra poblana vino de atrás en la quinta entrada de manera contundente y prácticamente ya con la amenaza de la lluvia encima. En ese inning, Ángel Reyes lanzó la voz de ataque con jonrón por todo el jardín derecho y después Drew Stankiewicz conectó imparable entre jardín central y derecho, por lo que el siguiente en el orden, Daniel Sánchez, espero un lanzamiento apropiado para su poder y cuando lo vio venir, le ha dado en la nariz a Doña Blanca para colocarla detrás de la barda del jardín izquierdo para dar nueva vuelta al marcador y dejar la pizarra 4-3 a favor de los poblanos, cuando la lluvia arreciaba.

Todavía se ordenó abrir el sexto episodio en el que Agustín Murillo elevó a la pradera central y tras el hit de Joey Terdoslavich, los umpires determinaron parar el encuentro ante el aguacero que en ese momento se apoderó de la zona de los estadios, el cual no paró cumplidas las tres medias horas de espera reglamentarias, por lo que el encuentro concluyó.